¬ŅC√≥mo consigo que mi marido haga swing?

Eres una esposa encantada con todos los beneficios que el estilo de vida swinger ofrece a sus parejas, quieres experimentar y sabes que a los dos les gustar√° cuando lo hagan. Pero un problema, tu esposo se muestra un poco reacio a comenzar con el juego. No hay mucho que puedas hacer al instante si recibes una negativa por parte de tu pareja, empujar m√°s all√° podr√≠a poner a tu marido a la defensiva y da√Īar tu relaci√≥n.

Pero hay algunas maneras de intentar que se interese en la idea tanto como t√ļ lo est√°s. As√≠ que, pru√©balas antes de descartar el swing. Solo recuerda, no se trata de enga√Īar a tu pareja porque eso rara vez tendr√° un final feliz para ti. Para tener las mejores probabilidades de hacer realidad tu fantas√≠a swinger sin da√Īar tu matrimonio, siempre deber√°s ser honesta y emp√°tica con √©l. ¬°Prueba con estas recomendaciones!

Inicia la conversación gradualmente

‚ÄúHola cari√Īo, ¬Ņc√≥mo estuvo el trabajo? ¬ŅTe gustar√≠a un tr√≠o?‚Äú. Probablemente esa no sea la mejor manera de iniciar esta conversaci√≥n con tu marido. Quieres ir con cuidado para saber cu√°l es su reacci√≥n y adaptarte a ella. En especial, si no han tocado esta clase de temas antes. Pueden hablar de temas como el intercambio de parejas en general, y despu√©s ahondar en vosotros.

Sin embargo, si hay cierta renuencia a abordar el tema, intenta volver a plantearlo m√°s tarde. No es el momento.

Anímalo a empezar poco a poco

Una opción para conocer más del mundo swinger, es buscar eventos locales que sean discretos para conocer o saludar a otros swingers y que no impliquen desnudez o sexo en esta etapa.

Asistir a uno de estos eventos le dará a tu esposo la oportunidad de conocer swingers en un entorno menos intimidante. Y es posible que se sienta más cómodo considerando la idea después de ver que los swingers son simplemente personas normales.

reunion de jovenes
dos hombres y una mujer

Presta atención a su nivel de comodidad

Haz preguntas amables y deja que tu esposo controle cu√°ndo y d√≥nde se llevan a cabo estas conversaciones. No querr√°s que tu marido se sienta presionado o obligado a hacer nada. Cada hombre es diferente, puede que haya estado pensando en esto durante alg√ļn tiempo y tambi√©n le interesa pero no te ha comentado. O puede que est√© oyendo hablar del swing por primera vez.

Si no quiere hablar de ello, preg√ļntale si podr√≠a avisarte cuando se sienta listo para abordar el tema. √Čl siempre deber√° estar c√≥modo teniendo esta conversaci√≥n.

Explica por qué estás interesada en hacer swing

Quiz√°s tu esposo se sienta herido cuando menciones por primera vez la idea del swing. Com√©ntale por qu√© est√°s interesada en ese estilo de vida y aseg√ļrale que no es porque est√°s aburrida de √©l o porque quieras poner fin a tu matrimonio.

Explícale que te sientes segura en tu relación, que sabes que nunca lo dejarías y que disfrutarías de una diversión sin ataduras. Básicamente, vende la idea de que él también disfrutará de la diversión sin ataduras.

√ösalo como ejemplo

Si sabes que tu esposo ha tenido fantas√≠as con otras personas, intenta mencionar esto, si es algo que le interesa o si se sentir√≠a c√≥modo intent√°ndolo en la vida real. Si no est√°s segura, puedes preguntarle si hay alg√ļn aspecto del swing que le guste, tal vez mirarte con otra mujer o besar a alguien del mismo sexo.

No abordes la discusi√≥n como si estuvieras tratando de ¬ęenga√Īarlo¬Ľ para que est√© de acuerdo con el swing. Solo quieres que √©l est√© dispuesto a explorar. Nunca se sabe: el viaje hacia el swing puede ser tan divertido como el destino.

Trata de evitar persuadirlo

Se supone que el swing es una actividad para el placer de las dos personas en la relaci√≥n. Convencer a la fuerza o con enga√Īos nunca estar√° bien. En cambio, resalta los aspectos positivos del swing. Con honestidad, sin mentiras de por medio.

Quiz√°s sientas que animar√≠a el sexo para ambos. Tal vez sepas cu√°nto le encanta a tu marido el sexo oral, pero a ti no te gusta mucho. O tal vez √©l quer√≠a intentar el sexo anal y t√ļ siempre has trazado la l√≠nea all√≠. Mostrar estos aspectos positivos o ayudarlo a descubrir sus ventajas por s√≠ solo, en lugar de suplicarle, lo animar√° a probar algo nuevo, ya que no se sentir√° presionado. Es su decisi√≥n.

Ed√ļcalo sobre el swing

Encuentra algunos art√≠culos, entrevistas o documentales interesantes que creas que explican por qu√© est√°s interesada en el swing y env√≠aselos a tu marido. Esta es una buena manera de permitirle absorber la nueva informaci√≥n a su propio ritmo sin sentir que tiene que darte una respuesta de inmediato. Algunas personas necesitan m√°s tiempo que otras para digerir nuevas ideas u opciones, y el silencio de tu esposo no es necesariamente una mala se√Īal.

Incluso puedes descubrir que algunos art√≠culos explicar√°n tus sentimientos de mejor manera de lo que t√ļ lo har√°s. Tambi√©n inv√≠talo a que √©l busque por su propia cuenta sobre el tema. Esto lo ayudar√° a sentirse m√°s c√≥modo.

Tranquilízalo

Tranquiliza a tu esposo y preg√ļntale sobre sus dudas o temores. Recuerda que el hecho de que el swing pueda satisfacer algunas de tus necesidades sexuales no significa que las necesidades emocionales se solucionar√°n por s√≠ solas.

El swing es solo una ventaja para aquellas relaciones que están bien de por sí. ¡Siempre recuérdale a tu esposo lo fantástica que crees que es tu relación y cuánto la valoras!