¡Fui a un club de swingers por primera vez y me encantó!

Un amigo que se hace llamar Alocado Hermes nos escribió hace unos días para compartir esta experiencia. En el email nos contaba cómo fue su primera experiencia en un club swinger siendo un single. Si estás pensando en iniciarte en este mundillo, te ayudará a saber qué esperar. Si ya tienes experiencia, te gustará leer esta historia tan caliente.

Coqueteando con el mundo liberal

Despu√©s de a√Īos de tener miedo, finalmente me anim√© a entrar a un club de swingers a principios de esta semana y solo quiero compartir mi experiencia. D√©jenme decirles que las personas en este estilo de vida son las m√°s solidarias, abiertas de mente y acogedoras que he conocido. ¬°Son geniales!

Soy un chico soltero y hace mucho tiempo asistí un par de veces a una fiesta de swingers en una casa. Aunque era joven, inseguro y nervioso, debo admitir que me lo pasé muy bien interactuando con parejas. Pero luego el anfitrión dejó de realizar eventos y desde entonces siempre he buscado una alternativa.

Resistencia a probar un club swinger

Siempre supe que exist√≠an los clubes de swingers, pero incluso en mi vida ¬ęvainilla¬Ľ prefiero las fiestas y reuniones en casas a las discotecas. As√≠ que siempre ten√≠a mis dudas sobre c√≥mo me ir√≠a en un club. Adem√°s, siempre estaba el miedo de encontrarme con alguien que conoc√≠a. Pero luego me di cuenta de que si me encontraba con alguien conocido, significaba que ellos tambi√©n estaban all√≠ por la misma raz√≥n que yo.

Así que me apunté para recibir correos de un club local en Madrid, y me encantaba leer sobre sus diferentes eventos y promociones, pero nunca tuve el coraje de ir y comprobarlo por mí mismo.

Hasta principios de esta semana, claro está. No estoy seguro de qué me pasó, pero decidí simplemente lanzarme y ver qué sucedía. ¡Y estoy tan contento de haberlo hecho!

Dos hombres y una mujer
Una mujer en lencería y dos hombres trajeados

Expectativas VS realidad

Como hombre soltero, no ten√≠a expectativas claras y, aunque estaba abierto a cualquier posibilidad, tampoco sab√≠a exactamente lo que buscaba esa noche. Me acerqu√© a una pareja que parec√≠a amigable, comenzamos a charlar y fueron muy amables. Me explicaron c√≥mo funcionaba todo, me dieron un peque√Īo tour por el lugar y compartieron sus propias experiencias, tanto en t√©rminos de lo que hab√≠an hecho como de lo que hab√≠an presenciado en las noches m√°s ¬ęlocas¬Ľ.

En fin, la charla y las bromas me ayudaron a relajarme un poco y terminaron preguntándome si me apetecía jugar con ellos. ¡Más tarde me confesaron entre risas que nunca habían visto a nadie sonrojarse tanto! Pero no pude resistirme a pasar un buen rato con ellos. Así que entramos a una de las habitaciones privadas, cerramos la puerta (a ella no le gustaba ser observada) y disfrutamos mucho los tres.

Después de eso, me acerqué a otra pareja y resultó que también era su primera vez en un club de swingers. Fue genial conocer a otros principiantes: hablamos sobre nuestros nervios, nuestras expectativas y lo que estábamos buscando.

Disfrutando de las vistas

Durante todo ese tiempo, había una pareja jugando en el sofá detrás de nosotros. Y otra pareja en una habitación, con la puerta abierta para que todos pudieran ver.

La experiencia fue simplemente increíble, desde ver el interior del club y sus camas lujosas, hasta charlar con parejas en el bar, jugar con una y observar a otras ser muy abiertas y sexys en las áreas comunes. ¡Fue alucinante!

Y eso fue un mi√©rcoles por la noche, no puedo ni imaginar c√≥mo ser√° el lugar un viernes… Definitivamente volver√≠a y espero encontrarme con las mismas personas o tal vez hacer nuevos amigos.

¬°10/10!